Navigation

Luís, 10 años.

Mi nombre es Luís y tengo 10 años. Por las mañanas cuando voy al colegio me duele la barriga, yo no se bien que me pasa, pero lo que sí se es que no me gusta la escuela.

La verdad es que tengo muchos amigos y me gusta jugar a fútbol en el patio, pero en la clase las cosas no me salen bien.

Me da mucha rabia que se me olviden las cosas, siempre me dejo algún libro o la chaqueta cuando me voy a casa, y muchas veces no me acuerdo de apuntar lo que nos dice la profesora en la agenda.

Cuando salgo a la pizarra me pongo muy nervioso, porque veo las letras diferentes, algunas las coloco al revés, algunas me las cómo y otras es como si flotaran.

Cuando leo en voz alta invento palabras y me salto los renglones.

Mis padres me han llevado al oculista y me ha dicho que tengo una vista perfecta.
En casa tardo mucho para hacer los deberes y cuando hago el cálculo, por mucho que me empeñe, no me acuerdo de las tablas.

Siempre confundo los días de la semana, los meses y también las hora…
Lo que más me gusta es inventarme cosas: juegos, historias ya que todos dicen que soy un niño con una gran imaginación y que tengo ideas fantásticas.

Hace unas semanas hemos descubierto que todo lo que me pasa tiene una explicación: no es que yo sea raro, ni vago, ni que no tenga ganas de aprender. Ahora mis padres y yo sabemos que soy disléxico y que necesito una manera diferente a la de mis amigos, para entender las cosas.

Ahora estoy tranquilo, porque todos sabemos lo que me pasa.