El cofundador de Lecto, seleccionado entre los mejores estudiantes del mundo

Lisandro Elías Acuña, uno de los creadores del Editor de Textos para personas con Dislexia Lecto, ha sido seleccionado uno de los mejores estudiantes del mundo por el Global Teacher and Student Prize

Fuente: INFOBAE

Lisandro Elías Acuña, alumno del colegio ORT de Buenos Aires, empezó a competir en la Olimpiada Nacional de Matemáticas con solo 8 años. Hoy, ya con 17, aplica su facilidad con los números y la informática para resolver problemas cotidianos. Junto con un equipo de tres amigos, desarrolló LectO, una aplicación gratuita que edita el texto de tal manera que permite la lectura y la escritura a personas con dislexia.

Cuando el proyecto ya había dado sus primeros pasos, se contactaron con DISFAM, una ONG iberoamericana muy reconocida por su labor por la dislexia- que ofreció su apoyo e invitó a Lisandro y a sus compañeros a presentar la iniciativa en su conferencia bienal en Mallorca. Hasta la fecha, LectO ayudó a 5.000 personas procedentes de Argentina, Uruguay y España.

Ficha de Lisandro Elías Acuña

La Princesa Beatriz de York habla de nuevo sobre su experiencia con la dislexia

Una vez más y en una entrevista exclusiva con ¡HELLO! Magazine, la princesa Beatriz de York se sinceró sobre la dislexia con la que fue diagnosticada. En este encuentro, contó cómo esta dificultad del aprendizaje impactó en su infancia, qué herramientas le dio durante su vida adulta y cómo, ahora, quiere cambiar la narrativa sobre este trastorno de aprendizaje para eliminar sus estigmas.

Fuente: https://hola.tv/videos/realeza/beatriz-de-york-se-sincero-sobre-su-diagnostico-y-su-experiencia-siendo-dislexica-hola-tv/

“Te frustras cuando cometes errores que sabes que son fruto del TDAH”

Iñaki Muñoz es presidente desde 2009 de DISFAM Organización sin ánimo de lucro que fundó su madre Araceli Salas en 2002. Además, es el Secretario General de la Federación Española de Dislexia, entidad que fundó cuando tenía 18 años. Tiene TDAH y un hermano y padre con dislexia.

¿Se ha avanzado mucho desde el 2002?

Muchísimo. No se hace a la idea. Los que acaban de llegar a este mundo muchas veces piensan que somos un colectivo muy desamparado, pero los que hemos nacido con algún tipo de dificultad en el aprendizaje cuando no existía nada de nada, vemos el gran cambio que ha dado nuestro país en cuanto sobre todo a legislación y el trabajo que se realiza en los centros.

En el año 2006 conseguimos que por primera vez una ley educativa contemplara las dificultades específicas de aprendizaje en su articulado.

Eso hizo posible que las comunidades autónomas que tienen las competencias educativas como bien sabes, pudieran desarrollar decretos y normativa sobre esta materia para de esta manera, que el alumnado con alguna dificultad tenga como mínimo unas adaptaciones no significativas que garanticen la igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de compañeros de su aula.

Sabemos que queda mucho por hacer, pero por lo menos la ley está. Otra cosa muy diferente es que se cumpla, y para eso están las asociaciones de dislexia en nuestro país, para ser vigilantes y garantes de que la legislación se cumple y que realmente nuestro alumnado está en igualdad de condiciones. Uno de los retos más difíciles es conseguir que nuestro alumnado sea beneficiario de las becas del ministerio de educación. Desde la Federación española de dislexia no bajamos la guardia con este tema y mantenemos continuas reuniones y negociaciones con los responsables del gobierno de España, además de la mano de nuestros compañeros de la plataforma DIVERSIAE, en la que están representados otros colectivos similares.

A nivel de legislación se ha dado un paso muy grande durante estos años, pero ¿qué me dices de la normalización?

Es verdad que se ha avanzado mucho, puesto que nos engañaríamos si decimos que las dificultades de aprendizaje se conocen menos ahora que antes. Pero aún queda mucho camino que recorrer en este sentido, puesto que, hay mucho trabajo que realizar en los centros escolares para que tanto el profesorado como los propios compañeros entiendan lo que es sufrir algún tipo de trastorno del aprendizaje. Nuestros niños y niñas son víctimas de bullying en numerosas ocasiones, por falta de comprensión y de normalización. En la actualidad no creo que a ninguna persona se le echa en cara usar unas gafas si es miope, o usar el Braille si tiene una discapacidad visual. 

La mayoría de trastornos del aprendizaje son invisibles y por eso se necesita una mayor formación y normalización sobre este tema, para que no se ponga ningún ningún momento en duda las dificultades que tienen las personas con algún tipo de trastorno, y que logremos entender un poco más a este tipo de personas que realmente sufren y mucho por no ser muchas veces comprendidos y entender nuestras propias dificultades.

Además la normalización no es una cosa solo de los centros escolares, sino de la sociedad en general. A día de hoy yo mismo sufro la incomprensión de amigos o personas cercanas por no entender las actitudes propias de un TDAH. Es frustrante cometer errores sin ser conscientes de ellos en el momento, fruto de tu impulsividad o hiperactividad, cuando no lo haces con ninguna mala intención. A la larga nos damos cuenta de esos errores pero es triste que se nos meta en el mismo saco de todo el mundo, o por ejemplo se nos llame pesados cuando no existe maldad por nuestra parte. En muchas cosas seguimos siendo muy infantiles e inmaduros. Siempre se agradece tener alguien cerca que entiende tus reacciones o errores y te enseña a cómo mejorar día a día.

¿Cómo viviste tu escolaridad?

Yo tengo que decir que fui un niño muy feliz gracias sobre todo a mi familia y mis abuelos que cuidaron en todo momento de mí. En mi caso el diagnóstico llegó muy tarde, a los 16 años. Siempre defendemos en las asociaciones que lo ideal sería empezar a trabar a los 6, 7 o como mucho 8 años.

Es verdad que en el colegio sufrí bastante la incomprensión de muchos profesores y también de compañeros. He sido víctima de bullying y lo he vivido en propias carnes, pero eso nunca es un problema, si se tienen buenos amigos y la familia cerca. 

En mi caso además creo que es justo decir que tuve una madre coraje que peleó muchísimo, tanto por mi hermano como por mí, y todo aquello que a día de hoy se tiene en los colegios nosotros no lo tuvimos, por eso valoro más que nadie las diferencias de lo que teníamos a lo que existe ahora.

¿Cómo se habéis vivido este año 2020?

Yo creo que nuestro colectivo tiene un poco el “corazón partido”. Por un lado no se han venido haciendo todas las adaptaciones no significativas que pertocan, pero por otro lado, la pandemia ha hecho que la tecnología se haya impuesto.

Nosotros venimos reclamando el uso de las nuevas tecnologías para nuestro alumnado de manera continua. Y se ha demostrado que es buena y que ha conseguido en muchos casos, que pudieran incluso mejorar las notas que tenían en cursos anteriores.

De hecho hemos presentado un lector gratuito para los ordenadores Windows llamado LectO.

Desde las organizaciones que formamos parte de la Federación española de dislexia, hemos venido haciendo un trabajo ingente, por atender a todas las familias que tenían algún tipo de problema durante estos meses, y sobre todo también, con el gobierno para que tuvieran en cuenta desde el primer momento que convocamos la Comisión Nacional de Dislexia, que las adaptaciones se tenían que seguir realizando a pesar de las circunstancias.

Hemos realizado prácticamente todos los domingos durante el estado de alarma, encuentros de familias con alumnado con dislexia, desde todas las partes ya no solo de España sino de Iberoamérica. Eso ha permitido que se pudieran conocer y ver las diferencias entre países en cuanto a cómo iba funcionando en los colegios todo este tema.

Ha sido un año muy intenso, muy duro pero orgullosos del trabajo realizado por parte de todo el colectivo.

¿Qué proyectos realizaréis en 2021?

Este año pienso que es de “transición”. Ahora toca que todo el mundo se vacune para poder volver a la normalidad que teníamos en el 2018.

Aún así, tenemos tres proyectos que vamos a desarrollar y priorizar durante todo este año:

En connivencia con lo que he venido diciendo en la entrevista, durante todo el 2021 vamos a realizar cursos de normalización en todas las aulas de primero de secundaria de toda España e Iberoamérica. La idea de este proyecto, es iniciar una base de datos de centros y espacios que son amigables con nuestras dificultades. Le hemos llamado “DisFriendly”

Vamos a realizar un estudio en el primer ciclo de primaria para conocer de primera mano cómo está la lectoescritura en nuestro alumnado después de haber sufrido la pandemia y el estado de alarma. Además los colegios que participen en este estudio, tendrán herramientas gratuitas para poder contribuir a la mejora de dicha lectoescritura durante todo el 2021.

Y el tercer proyecto que vamos a potenciar es la Línea Nacional de Apoyo sobre Dislexia (INFODIS), que estrenamos este año y que tan buen trabajo ha venido realizando justamente sin saber que habría una pandemia y un estado de alarma. Eso hizo posible que todos nuestros voluntarios atendieran a todas nuestras familias y profesionales que se han dirigido a nosotros durante este tiempo para poder ayudar a nuestro alumnado y colectivo. Quiero agradecer a CaixaBank su ayuda, puesto que sin ellos este proyecto no sería una realidad.

¿Qué deseos le pedirías a los Reyes para este año?

Pues como dices deseos en plural, me gustaría que nos trajeran a nuestras casas y escuelas, mayor comprensión, normalización, adaptaciones desde el primer día y unas becas que siempre estamos pidiendo al gobierno de manera continua. Son pequeñas cosas que apenas cuestan dinero, pero que harían posible una educación inclusiva y en igualdad de condiciones para todo nuestro colectivo.

“Hay falta de formación e información sobre la dislexia”

¿Quién es Iranzu Ostolaza y qué es Disnavarra?

Soy madre de dos hijos uno de ellos con Dislexia, presidenta de la Asociación Navarra de dislexia y otras Deas. Disnavarra es una asociación sin ánimo de lucro que atiende a familias con esta dificultad.

¿Cómo y por qué surge la creación de Disnavarra?

Surge a raíz del diagnóstico de mi hijo, ante el desconocimiento por nuestra parte sobre qué era la dislexia y como afectaba esta dificultad, decido ponerme en contacto con la asociación de dislexia de Navarra y descubro que no hay, no existe en Navarra ninguna asociación de dislexia. Nos juntamos ocho madres con hijos que compartían el mismo diagnóstico y decidimos fundar una asociación de dislexia.

¿Las instituciones navarras son colaboradoras y facilitadoras con su labor?

La verdad es que por parte de las Instituciones la acogida ha sido muy buena, son conscientes de las carencias que todavía existen en torno a esta dificultad y todo el trabajo pendiente que queda por hacer.  Hemos mantenido reuniones tanto con el departamento de Educación, el de Salud y con el Creena y con todos ellos hemos tenido una buena relación y entendimiento, aunque es cierto, que desde el punto de vista de una asociación, los avances no son tan rápidos ni eficaces como nos gustaría.

¿Qué labor realizáis?

Asesoramos, acompañamos e informamos  a familias de hijos con dislexia, en muchos casos los padres/madres también tienen dislexia o han descubierto que la tienen a raíz del diagnóstico de sus hijos, realizamos charlas en colegios, talleres para docentes y bastantes charlas con especialistas abiertas al público, gratuitas y que han tenido una gran acogida, además también contamos desde el verano con los servicios de un despacho de abogados para todos los temas jurídicos que vayan surgiendo.

Si una persona quiere colaborar con la  organización, ¿de qué formas puede hacerlo?

Puede colaborar todo el mundo, ya que todas las personas, sin exclusión, podemos aportar nuestros conocimientos o experiencia sobre algo que sabemos hacer, desde talleres, clases de apoyo y cualquier cosa que estén dispuestos a enseñar, por poner algún ejemplo: talleres de teatro, de mapas mentales, de manualidades, de lectura, de música, de relajación y un largo etcétera.

¿Cómo se puede contactar con vosotros?

A través del correo electrónico “disnavarra°gmail.com”, también en Facebook, twitter…

Pasamos a hablar de  la dislexia, ¿Cómo puedo detectar que tengo dislexia? ¿Y que lo tiene mi hijo/a?

Cuando tenemos un niño/a que es inteligente, pero que no está adquiriendo la lectoescritura como se espera para su edad, su lectura es lenta, vacilante, repite fonemas, invierte, adiciona, omite etc.., que tiene dificultades en otras áreas como recordar los días de la semana, dificultades para comprender el reloj, con las tablas de multiplicar, rimas, recordar nombres, muchas faltas de ortografía, son ejemplos que  pueden darnos una pista de que algo está fallando, en el caso de los adultos muchos de ellos han sufrido fracaso escolar o les ha costado un gran esfuerzo sacar sus estudios, ellos nos dicen que han conseguido leer bastante bien pero que tienen que releer para llegar a comprender, usan correctores ortográficos, audiolibros, conversores de texto a audio, en algunos su expresión escrita es pobre y está llena de faltas ortográficas y ven en el diagnóstico de sus hijos su propio diagnóstico.

¿Por qué es tan difícil detectar la dislexia?

No es difícil, el problema está en la falta de formación y conocimiento sobre esta dificultad. Todavía se les sigue diagnosticando como vagos e inmaduros, así no vamos a ningún sitio. Un niño que no consigue leer cuando el resto de sus compañeros lo hacen ¿es por vagancia?, por supuesto que no, si quien atiende a ese niño no sabe nada sobre trastornos de lectura y/o escritura y no sabe cómo se manifiesta esta dificultad, dejará  a ese niño madurar, como si fuera una manzana, y hasta pueda que lo defina como “vaguete”, el daño que se les hace a estos niños cuando no se sabe atender su dificultad es terrible. Mucho antes de que alguien les dé un diagnóstico, ellos ya se han autodiagnosticado “tonto”, y es lógico, si lo único que no consiguen hacer como el resto de sus compañeros es leer y escribir, no hace falta que nadie les diga nada más… si en un aula de 25 niños, tenemos 2 que no consiguen leer y escribir como el resto, que tienen problemas con la conciencia fonológica, que además presentaron un retraso en el lenguaje, que rechazan todo lo que tienen que ver con lectoescritura, no sería lógico sospechar que quizás es ¿algo ajeno a su voluntad?, ¿que no se debe a una inmadurez ni a vagancia?.

¿Es la dislexia una enfermedad?

No. La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que afecta al aprendizaje de la lectoescritura, es de carácter persistente que causa problemas con la lectura, pero  también puede afectar a las matemáticas, la ortografía  y la escritura, no está relacionada con la inteligencia.

¿Cómo se trabaja con los niños, ya no solo la dislexia, sino sus consecuencias? (me refiero a posibles acosos, discriminaciones…)

Las consecuencias de la dislexia pueden ser muy variadas y también muy graves, si tenemos en cuenta que son blanco fácil de risas y burlas no es difícil imaginar el calvario por el que pasan muchos de ellos. Se les saca del aula para apoyo de algunas materias, y casi nunca se explica al resto de la clase que hay personas que aun siendo igual de inteligentes que el resto, incluso más, aprenden de una manera diferente, ni mejor ni peor, simplemente diferente, así que el resto de la clase creen que van a la clase de los “tontos”, esto no es una invención mía sino lo que manifiestan muchos chicos y chicas que tienen  compañeros que salen al aula de apoyo.  Algunos docentes siguen obligándoles a leer en voz alta delante de sus compañeros, imaginemos lo que tiene que ser eso, leer con un esfuerzo brutal, bajo la presión de saber que no lo estás haciendo bien, y que detrás oyes unas risas de algunos compañeros…, la inclusión es una palabra que solo se usa para quedar bien pero que muy pocos saben implantarla.

¿Tienen los centros una metodología o adaptación para personas con dislexia?

No, y en esto soy muy tajante, si hubiese metodología adaptada y todo estuviese normalizado, no habría asociaciones de dislexia en todas las CCAA.  Las adaptaciones de acceso o metodológicas son un derecho que tienen las personas con dislexia, están recogidas en la Orden Foral 65/2012, y aun así, se siguen viendo por parte de muchos docentes (cada vez menos) como una ventaja y un privilegio, o como algo que no hace falta, algunos de ellos han llegado a decirnos que no creen en la dislexia, como si ellos fueran expertos y esto fuera una religión. Todavía se sigue negando calculadora  a un niño con diagnóstico de Discalculia, se siguen penalizando las faltas de ortografía a una persona con diagnóstico de dislexia y disortografía, se les sigue exigiendo que lean libros que no están a su nivel lector y a los que tienen afectada la comprensión lectora y podría seguir con muchas otras penalizaciones, estamos igual que hace 30 años, ¿qué pasaría si a las personas con miopía no se les permitiera llevar gafas al aula?, eso ya está normalizado, pues las adaptaciones metodológicas o de acceso son las gafas del miope, ni más ni menos.

Si a un adulto no se le llegó a detectar la dislexia en su infancia, ¿todavía es posible mejorar su calidad de vida con el tratamiento adecuado?

Las personas adultas con dislexia debido a la necesidad, no les ha quedado otro remedio que buscar recursos y estrategias para lidiar con la dificultad. Algunos ,si no todos, sienten un gran alivio al saber que lo que ellos siempre han achacado a una baja inteligencia o al “soy tonto y no valgo para estudiar”  se llama dislexia y nada tiene que ver con lo anterior, tenemos en la asociación casos de personas adultas que creyeron que no iban a poder estudiar, con mucho esfuerzo lo consiguieron (siempre pensando que eran menos inteligentes que el resto) y cuando les hicieron el diagnóstico resultó que tenían dislexia pero también altas capacidades, cuando te lo cuentan ves en sus ojos todo el sufrimiento que ha habido detrás de esos años pensando que no podían, incluso les llegaron a decir que no iban a ser nada en la vida.

¿Se trabaja de la misma forma con un niño disléxico que con un adulto?

Lo ideal es intervenir con niños que están empezando a manifestar dificultades, si se coge pronto el pronóstico es muy alentador, las personas adultas tienden a buscar sus estrategias como he comentado antes, pocos son los que van a terapia, muchos de ellos ni siquiera saben que lo que les pasa tiene un nombre, y otros no quieren que nadie lo sepa, cuando ha habido sufrimiento detrás se intenta olvidar y no pensar en ello, creo que es muy humano, no sé si lo mejor para superarlo, pero es comprensible.

¿Cuáles son las principales carencias o problemáticas que encontráis en este ámbito de trabajo?

Pues insisto nuevamente en la falta de formación del profesorado, hay que tener en cuenta que algunos de ellos no solo no tienen formación sino que tampoco tienen voluntad, la tormenta perfecta, esto da como resultado la creencia de que repitiendo curso se soluciona el problema, obviando el esfuerzo realizado por el alumno, obviando los estudios que ya existen al respecto contraindicando la repetición de curso para este alumnado, y obviando la voluntad de la familia. Es lamentable oír a un profesional de la educación decir, que su alumno va a repetir primero o segundo de primaria porque no alcanza los objetivos de lectoescritura y matemáticas, tiene dislexia, un trastorno que le impide alcanzar esos objetivos, no es culpa suya y mucho menos se soluciona repitiendo curso, hasta el momento no tenemos ningún caso conocido de curación de dislexia tras la repetición de curso…yo les preguntaría: ¿tienes la formación suficiente para atender a este alumnado?. Tenemos un sistema educativo que es un círculo, pensado para alumnos que encajan en ese círculo, ¿qué hacemos con los que son cuadrados o triángulos?, o agrandamos el círculo, o no tienen cabida en él.

Ya para terminar:

-Tortilla de patata ¿con o sin cebolla?: Sin cebolla.

-Un lugar: Cualquiera con mar.

-Un momento: El nacimiento de mis hijos.

-Una canción: “Frio” de Manolo Tena.

-Un deseo: Tener que disolver la asociación porque ya no seamos necesarios.

Fuente: http://www.navarradigital.es/articulo/entrevistas/iranzu-ostolaza-falta-formacion-informacion-dislexia/20190930122527001872.html

Ciudadanos pide al Gobierno que explique sus medidas para atender a los estudiantes con dislexia

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos ha presentado a la Mesa del Congreso de los Diputados una serie de preguntas dirigidas al Gobierno para que explique y detalle las medidas que tiene previstas para atender a los estudiantes con dislexia en los centros educativos.

En concreto, las preguntas registradas por la diputada Marta Martín requieren información sobre la existencia de un plan nacional contra la dislexia, las herramientas de diagnóstico que utiliza en la actualidad el Ministerio de Educación, o si pretende crear un protocolo de detección e identificación de los indicadores de riesgo a lo largo de las diferentes etapas escolares.

Ciudadanos pide al Gobierno que explique sus medidas para atender a los estudiantes con dislexia

“Los estudiantes con la dislexia presentan un alto grado de dificultad de aprendizaje que, en muchas ocasiones, afecta directamente a sus resultados escolares sin que ello se corresponda con su capacidad intelectual, aptitudinal o actitudinal. Tienen dificultades para ajustar el nivel de actividad a las exigencias de la tarea y su rendimiento es irregular”, expone la diputada Martín.

Además, recuerda que la vigente ley educativa señala que “corresponde a las administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado”.

Ciudadanos pide al Gobierno que explique sus medidas para atender a los estudiantes con dislexia

Por ello, la diputada de Ciudadanos y portavoz de Educación en el Congreso solicita saber si el Ministerio de Educación pretende desarrollar e implementar planes de trabajo individualizados para los alumnos con dislexia, así como si existen becas para estudiantes con dislexia.

Fuente: https://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-ciudadanos-pide-gobierno-explique-medidas-atender-estudiantes-dislexia-20190731180600.html

Plan de Dislexia

Becas 2019

La FEDIS solicita oficialmente que no cuenten las faltas de ortografía

La Federación Española de Dislexia solicita a los Gobiernos y Universidades que no se tengan en cuenta las faltas de ortografía al alumnado con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje, en las pruebas de acceso a la Universidad.

Después de las informaciones que han ido apareciendo a lo largo de estos días en diferentes medios de comunicación, la Fedis ha solicitado dos informes técnico jurídicos, para avalar esta propuesta de que todo el alumnado con dislexia y otras DEA, estén en igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de compañeros. Dichos informes hacen referencia a la importancia de no tener en consideración de las faltas ortográficas a este tipo de alumnado, puesto que estaría en desventaja al resto de examinados, y eso influiría de manera muy negativa a la nota de corte para poder acceder a una carrera universitaria que realmente motivara a cualquier estudiante con dificultades de aprendizaje.

El Secretario General de la FEDIS se ha dirigido por carta al Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque, a los Consejeros de Educación y Universidades, así como, a los Rectores de las Universidades Españolas, para hacerle llegar dichos informes y la inquietud de que esta situación de indefensión no se vuelva a repetir.

Cabe destacar el apoyo recibido por la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España, que publicó un comunicado de apoyo a nuestro colectivo y defendiendo las adaptaciones que se han solicitado a las diferentes Universidades Españolas.

Hay que tener en cuenta, que desde el año 2010, la Universidad de las Islas Baleres (UIB) lleva realizando las adaptaciones correspondientes para que los derechos del alumnado con dislexia y otras DEA estén garantizados. Ejemplos como este, hacen ver que es posible hacerlo en todas las Universidades tal como ya se han sumado muchas de ellas.

Aquí disponéis de información complementaria sobre Dislexia y Universidad

Podéis consultar la carta dirigida al Ministro aquí:

 

14/05/2019 Comments are off admin

Oposiciones accesibles para personas con dislexia

Los opositores con dislexia sentirán, por primera vez, que realizarán las pruebas en igualdad de oportunidades. En los exámenes de primaria tendrán más tiempo y se les valorará más el contenido que la letra para adaptarse a sus características.

Enlace de la noticia: https://www.facebook.com/373396669685203/posts/857526734605525

“Solo el 15% de los docentes sabe qué es la dislexia y qué hacer con ella”

Gustavo Abichacra, médico pediatra, en una entrevista sobre esta dificultad que afecta al 10% de la población. 

Este viernes y sábado se realizó en Salta el Congreso Internacional de Dislexia, con el objetivo de hablar e informar sobre una dificultad que afecta al 10 por ciento de la población y ocupa el 85 por ciento de las Dificultades Especificas del Aprendizaje (DEA). La dislexia es la dificultad para leer en forma fluida, exacta y automatizada, en un niño sano que ha sido debidamente estimulado, es la más común. Después viene la disgrafía -dificultad para escribir- y luego la discalculia -dificultad para hacer cálculos matemáticos-.

El médico pediatra Gustavo Abichacra, quien fuera presidente de Disfam Argentina (asociación con la finalidad de dar el conocimiento necesario a la sociedad sobre las DEA), participó del encuentro y brindó definiciones sobre la dislexia y la necesidad de que Salta reglamente la adhesión a la Ley nacional 27.306 que declara de interés nacional el abordaje integral e interdisciplinario de quienes presentan (DEA).

“No es justo que se “discapacite’ un chico con capacidades cognitivas suficientes, para poder tener cobertura de las Obras Sociales y acceso a un tratamiento. La ley es importante para la formación docente que les permita darle a los chicos el acceso adecuado al conocimiento”, aseguró el profesional en una entrevista con El Tribuno.

¿Cuáles son las dificultades que 

deben ser tenidas en cuenta antes de someter al niño a un diagnóstico definitivo de dislexia?

Antes de los 7 años se hacen diagnósticos de riesgo, los más comunes son detectar dificultades en el lenguaje y los antecedentes hereditarios, esto es fundamental. Un padre con dislexia tiene 8 veces más probabilidades de tener un hijo con dislexia, y en hermanos la probabilidad es del 40 por ciento, con lo cual quedó comprobado que es hereditario y que hay familias enteras con dislexia. Existen dificultades en el reconocimiento de las letras, de los fonemas, bajo vocabulario. Son pequeños predictores que a los médicos nos hacen decidir que podemos empezar a trabajar a los 4-5 años en el lenguaje como para prevenir los problemas linguales. Porque lo que se necesita para poder aprender a leer son los procesos de la conciencia fonológica que es la posibilidad de manejar los sonidos del habla y saber como empieza y termina una palabra, como se separa en sílabas o reconocer los sonidos de la palabra que es la base de la fonética. Esa es la condición sine qua non para poder aprender a leer para que cuando la maestra le de el conocimiento de la letra. Si no tiene esos conocimientos previos de los sonidos del habla, el niño va a ser muy difícil que aprendan a leer.

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de un diagnóstico o uno tardío?

El daño emocional se presenta en una persona inteligente y se la enfrenta a algo que no puede hacer. Los conocimientos se adquieren a través de la lectura y la escritura, es decir que si se le dice al chico, “vos sos inteligente pero vago porque no querés hacer esto” o lo que es peor se les hace creer que son tontos, el esfuerzo es enorme ya que gastan cinco veces más energía cerebral y tres veces más de tiempo para realizar un trabajo de lectura y escritura. Esto los lleva a frustrarse a bajar los brazos porque hagan lo que hagan los resultados son siempre lo mismo. Eso va mellando la personalidad del chico, bajando su autoestima que más del 50% la tiene por el piso, con lo que el chico deja de intentarlo y puede venir la depresión y el estrés que es un conviviente de la dislexia. El chico tiene miedo de ir a la escuela, porque tienen terror que la maestra, por desconocimiento y no por maldad, los exponga a leer en público. La autoestima lo es todo, es poder llegar a la conclusión de que soy bueno para tales cosas y no para esto y desestigmatizar el término de dislexia, porque si se oculta, el chico cómo cualquier persona mayor, cree que lo que tiene es grave. Hay que tener en cuenta lo cognitivo y lo emocional para abordar a un chico con el clima adecuado. Porque las consecuencias producen un bloqueo a la parte cognitiva que puede resultar en un trastorno de la ansiedad.

¿Falta capacitación en los docentes sobre la temática, teniendo en cuenta que desempeñan un rol fundamental en la detección de los primeros indicios de dislexia?

Hay un estudio de la Universidad de Gualeguaychú del que se desprende que solo el 15 por ciento de los docentes sabe que es la dislexia y sabe que hacer con ella. Claro que el docente tiene un papel fundamental en la detección precoz, no tiene que hacer diagnóstico, lo que tiene que ver son los factores de riesgo y no esperar y ver, porque no hay cosa peor que en una persona con una dificultad en el lenguaje que esperar ya que se le está haciendo perder la oportunidad de lograr esa habilidad necesaria para poder aprender a leer debidamente. No es una cuestión madurativa, si la esperamos lo más probable es que sean una cuestión de por vida por actuar tarde. Además el cerebro tiene que desaprender lo mal aprendido va a tener consecuencias emocionales que vana impedir que el chico ponga las ganas suficientes para querer modificar lo que le vino de base, genéticamente.

Fuente: https://www.eltribuno.com/salta/nota/2019-4-15-0-0-0–solo-el-15-de-los-docentes-sabe-que-es-la-dislexia-y-que-hacer-con-ella

21/03/2019 Comments are off admin

Dislexia y aprender un idioma, ¿incompatibles?

La respuesta a la pregunta del título es NO, NO, NO y NOOOOOOO (ha quedado suficientemente claro, ¿no?).

Son totalmente compatibles, aunque para estos alumnos pueda ser una de las mayores complicaciones que pueden encontrar en el colegio. Si hablamos de la Primera Lengua Extranjera que se estudia en el sistema educativo, el Inglés, es una dificultad con la que tienen que convivir a lo largo de toda su vida escolar; pero si hablamos del Francés como Segunda Lengua Extranjera en varias comunidades, seguro que todos pensáis que se trata de sumarle una DIFICULTAD MÁXIMA¡Pues no!, con todo el respeto, os equivocáis.
Conozco muchos padres y madres que a principio de curso vienen a mí con la inquietud y el miedo de que sus hijos encontrarán muchos obstáculos al aprender Francés y que,durante el curso o a final de curso, han vuelto a contarme la gran motivación que han encontrado estos alumnos en el aprendizaje de este idioma, algo que les ha ayudado en el resto de asignaturas.
Cuando un alumno con dislexia empieza su relación con la lengua francesa en 5º de Primaria, se trata de unareconciliación con las lenguas. ¿Por qué? Porque se trata de un momento en el que llevan estudiando Inglés durante 7 años (desde Infantil), incluso muchos van a clases extraescolares de Inglés, lo que hace que esta materia se complique por el nivel educativo en el que se encuentran. Cuando empezamos a enseñar Francés, lo hacemos desde el principio (como es normal…): saludos, colores, números, animales,… a través de canciones y juegos y escribiendo muy poquito. Y todo esto les genera una buena y exitosa motivación. Se trata de una nueva oportunidad para “hacer las paces” con los idiomas, algo que beneficia tanto a la Lengua Castellana, al Inglés, como al Francés.
De forma genérica, el principal problema de los alumnos con dislexia es la dificultad que tienen en el momento de leer y escribir. Cuando aprenden un idioma, puede que no sean capaces de reconocer algunos sonidos, de deletrear algunas palabras, de memorizar cómo se escriben o de asociar letras con sonidos.
Según mi experiencia, puedes ofrecer ciertas atenciones en clase a estos alumnos, fáciles de hacer mientras tenemos a otros 25 o 26 alumnos solicitando tu ayuda, porque se tratan de acciones que puedes hacer con todos. Entiendo y conozco la sensación de angustia del maestro que no puede atender lo suficiente y necesario a TODOS sus alumnos, con las distintas necesidades de cada uno de ellos. Pero este artículo es para echaros una mano (siempre con el gran respeto que me da hablar sobre Educación Inclusiva y Atención a la Diversidad).
No se trata de rebajar el nivel, sino de hacer más accesibles los contenidos y la forma de evaluar. Algunos de estos consejosque podéis lleva a cabo para ayudar a este alumnado son:
1. Pruebas y tareas más cortas.

2. Más actividades orales y menos escritas: al hacerlo así, el error no queda reflejado y pierden el miedo a equivocarse.

3. Evaluaciones alternativas, más orales y dinámicas.
 
4. Tiempo adicional en todas las actividades.
5. Facilita enlaces a actividades interactivas. A mí me ayuda mucho mi blog con estos alumnos, porque es una manera en la que repasan y practican de manera amena.
6. Normalizad la situación. Entiendo que haya alumnos (o sus propias familias) que no deseen que se conozca la dificultad que tienen, pero yo soy de las que piensan que es necesario que no se trate como un tema tabú. Hablad de ello, mencionadlo, explicadlo. Esto hará que el resto de alumnos no vean estas adaptaciones como privilegios, sino como algo necesario, lo que evitará el “rechazo” a estos alumnos. Recuérdales a todos que personas como Einstein o Bill Gates también fueron alumnos con dislexia.
 
7. Aprendizaje vivencial. Realiza más representaciones o dramatizaciones, exposiciones orales, juegos orales y de rol,…

8. ¡Aprendizaje cooperativo a tope! Soy una apasionada de esta metodología, pero es que es superútil para muchas de las dificultades que nos encontramos en el aula. No porque al estar en grupo los demás harán su trabajo, sino porque al ayudarse entre todos, marcarles un objetivo común y unas tareas individuales e imprescindibles para todo el equipo, es muy beneficioso para la autoestima de estos alumnos.

 
9. Más actividades de comprensión oral utilizando audios y vídeos, y menos de comprensión escrita.
 
10. Reduce la cantidad de vocabulario. A veces no nos damos cuenta de que con que se aprendan 14 o 16 animales es suficiente… ¿de verdad es necesario que se aprendan 50?

11. Más ejercicios de unir con flechas, evitando las actividades de completar con letras.

12. No tengas en cuenta las faltas de ortografía, permitiendo latranscripción fonética de las palabras. Por ejemplo, noir-nuar. Debemos enfocar el aprendizaje del Francés en Primaria a la expresión oral.
 
13. ¡Ten empatía! La más importante de todas.

Un tribunal obliga a adaptar la enseñanza a la necesidad de un niño disléxico

Las Palmas de Gran Canaria, 20 mar (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha ordenado a la Consejería de Educación de la comunidad autónoma que tome medidas para que la enseñanza que recibe un niño con dislexia se adapte a sus necesidades de aprendizaje, para que pueda avanzar correctamente.

En una sentencia dada a conocer por la asociación de empleados públicos La Casa del Funcionario, el TSJC reconoce a unos padres que la Consejería de Educación ha vulnerado el derecho constitucional a la igualad de su hijo, al no atender sus reiterados requerimientos para que el niño fuera sometido a una evaluación pedagógica y para que la enseñanza se adaptara a su problema.

En 2013, los padres del niño comunicaron al colegio concertado de Gran Canaria donde estudiaba que le habían diagnosticado dislexia, por lo que pidieron que la enseñanza que le impartían se hiciera de una forma personalizada, “adaptada a sus circunstancias”.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC relata que la familia recibió en los años siguientes respuestas evasivas por parte del colegio: primero, que no disponían de gabinete psicopedagógico; después, que el niño no padecía dislexia, sino una falta de estimulación del lenguaje; más tarde, que avanzaba bien; y por último, que su coeficiente intelectual estaba en la media.

Ante esas contestaciones, la familia trasladó sus peticiones a la Consejería de Educación, pero sin éxito.

Los magistrados consideran que, pese a lo que aleguen el centro escolar y la consejería, “sí existen indicios suficientes para poder exigir al colegio o bien a la administración educativa que se adopten las medidas necesarias para dar respuesta y apoyo a las dificultades de aprendizaje del menor”.

La Sala considera que los problemas de dilexia del niño son “evidentes” y, además, estaban diagnosticados, lo que no contradice en nada el hecho de que su coeficiente intelectual sea de 116 porque ello “no implica que no existan dificultades de aprendizaje”.

El TSJC examina algunas sentencias similares del Supremo sobre casos de alumnos con trastorno del espectro autista (TEA) y concluye que, como ellos, los niños con dislexia “están en una posición de partida de desigualdad, lo que les hace acreedores de una respuesta administrativa adecuada a sus necesidades”.

La magistrada ponente de la sentencia recuerda que la dislexia está recogida en las normas como un supuesto de dificultad específica de aprendizaje y que la escolarización de los alumnos con esos problemas se rige por los principios de normalización, inclusión e igualdad efectiva.

El TSJC defiende que todo ello impone a las autoridades una doble obligación ante estos niños: primero, la puesta de medios en forma de personal, instalaciones y programas educativos adecuados a sus necesidades; y segundo, “la carga de explicar por qué los apoyos que requiere un alumno no pueden ser prestados con medidas de atención a la diversidad de los centros ordinarios”.

La asociación que ha difundido la sentencia asegura que es la primera en España que ordena a una Consejería de Educación adaptar la enseñanza a los niños con dislexia.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/20190320/461143777323/un-tribunal-obliga-a-adaptar-la-ensenanza-a-la-necesidad-de-un-nino-dislexico.html