Visitamos los centros de apoyo a la diversidad de la Provincia Hermanas Mirabal

Junto al equipo de DISFAM en Dominicana, visitamos la provincia Hermanas Mirabal en la que gracias al apoyo constante del vicepresidente Jaime David Fernández Mirabal, cuentan con centros de apoyo a la diversidad que atienden a cualquier persona con NEE y NEAE. Desde nuestra organización nos hemos comprometido con ellos a brindarles formación en dificultades de aprendiza y dotarles de materiales y tecnología para que puedan seguir prestando apoyo a toda la comunidad. Un verdadero ejemplo para toda Iberoamérica de como trabajar por la verdadera inclusión.

Almuerzo en la Residencia del Embajador de España en Dominicana

Queremos agradecer al Embajador de España en República Dominicana Alejandro Abellán y su Esposa Guiomar Álvarez de Toledo, el almuerzo que han organizado en su Residencia, a la Delegación de nuestra Organización con motivo del viaje de trabajo al País Caribeño

Bandera de la República Dominicana
Bandera de España

Reunión de trabajo con la Organización de Estados Iberoamericanos

Visitamos la Organización de Estados Iberoamericanos para seguir trabajando de forma coordinada en todos los proyectos para República Dominicana y con la mirada puesta en las comisiones de trabajo que se celebrarán bajo la Presidencia de este país durante los próximos 2 años

El Consejero de Educación del Gobierno Balear ha participado en la charla sobre dislexia que se ha celebrado en 80 aulas de secundaria de Baleares

El conseller de Educación y Formación Profesional, Martí March, acompañado de la directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa, Amanda Fernández, ha participado hoy en la charla sobre dislexia que ha tenido lugar de manera simultánea en 80 aulas de secundaria de Baleares. La actividad se ha celebrado en línea debido a las circunstancias actuales de convivencia con la pandemia.

La actividad ha consistido en un taller impartido por la presidenta de la Asociación Dislexia y Familia, DISFAM, Araceli Salas, en el que han participado alumnado y profesorado de secundaria.

Martí March ha valorado muy positivamente esta actividad “que contribuye a la sensibilización de profesorado y alumnado hacia las personas con dislexia. Y no se trata solo de una cuestión académica sino de evitar que el alumnado con dificultades vea afectada de manera grave su autoestima. Iniciativas como esta ayudan a trabajar también los aspectos emocionales, que son muy importantes”.

Esta actuación se lleva a cabo a partir del proyecto aprobado en la última Comisión Nacional de Dislexia “DisFriendly”, que pretende crear espacios amigables para el alumnado con dislexia u otras dificultades de aprendizaje.

Estos talleres son posibles gracias al trabajo conjunto de la Fundación CaixaBank y DISFAM para favorecer la igualdad de condiciones y oportunidades y prevenir el acoso escolar, además de empoderar el alumnado con DEA y avanzar en la igualdad de oportunidades para todo el alumnado, entre otros objetivos.

En palabras del director de Acción Social de CaixaBank en Baleares Diego Riera “estamos muy contentos de participar una vez más en este proyecto de DISFAM que surge desde Baleares pero que con las nuevas tecnologías nos permite llegar a centros de toda Iberoamérica. Desde principio de año más de 750 aulas ya han participado en este taller sensibilizando a más de 15 mil alumnos cada miércoles y así continuaremos hasta acabar el 2021”.

Por su parte, Araceli Salas, fundadora de la primera asociación de dislexia hispana DISFAM y portavoz de la Federación Española de Dislexia ha explicado que “lo más importante es que estos alumnos, durante su etapa educativa, sean conscientes de que tienen un gran potencial, y que no se fijen solo en las dificultades, para que puedan desarrollar todas sus capacidades y lograr sus sueños”.

El proyecto Leeduca de la Universidad de Málaga y Disfam se alían para conocer la situación del alumnado tras la pandemia

Durante este curso escolar se pondrán a disposición de las aulas de primer y segundo de primaria, una prueba para valorar la situación de la lectoescritura tras el Estado de Alarma y la pandemia

5 de febrero de 2020 

El director de Leeduca el Catedrático Juan Luis Luque, ha presentado este sábado junto al presidente de Disfam Iñaki Muñoz, el proyecto conjunto para evaluar la situación de la lectoescritura del alumnado de primer y segundo de primaria, tras la dura situación de confinamiento por el Estado de Alarma y la pandemia del Coronavirus. Dichas pruebas que constan de una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos por alumno, permitirán conocer de primera mano la situación de cómo se encuentran las aulas de nuestro país, al poder comparar los resultados con los estudios que lleva realizando Leeduca años atrás cuando las circunstancias de presión sobre el alumnado no eran tan evidentes. 

Este estudio se enmarca dentro de la actividad del Proyecto DisFriendly, que pretende reconocer todos aquellos espacios amigables con aquel alumnado que sufre de algún tipo de dificultades de aprendizaje. Además también está previsto para este miércoles 10 de febrero a las 10h, un encuentro de todas las aulas de 1 de la ESO de Andalucía, que recibirán un taller sobre la dislexia, para una mayor sensibilización sobre las dificultades específicas de aprendizaje y para estar a tiempo de detectar posibles casos que no hayan sido diagnosticados en las etapas anteriores. 

Sobre el Proyecto Leeduca

El Proyecto Leeduca es una alternativa a las estrategias reactivas y tardías que predominan en el sistema educativo para estimular la lectura y afrontar las dificultades de aprendizaje. Una alternativa pensada en primer lugar para la escuela pública, viable en recursos humanos y materiales. Una alternativa guiada por una estrategia proactiva que no deje a ningún niño atrás. Una estrategia de respuesta a la intervención, dinámica y en constante evolución, tal y como nos señala el estado actual del conocimiento científico. El Proyecto Leeduca está concebida como un Modelo Integral de Intervención en las Dificultades de Aprendizaje de la Lectura, MIDEAL, que incluye instrumentos de evaluación dinámica e intervención, desde la etapa prelectora hasta la adolescencia. Los instrumentos de evaluación e intervención que produce el Proyecto Leeduca pueden utilizarse de forma flexible en contextos clínicos o en diversos formatos educativos alternativos.

Inscribe tu aula en www.disfam.org/disfriendly

“Te frustras cuando cometes errores que sabes que son fruto del TDAH”

Iñaki Muñoz es presidente desde 2009 de DISFAM Organización sin ánimo de lucro que fundó su madre Araceli Salas en 2002. Además, es el Secretario General de la Federación Española de Dislexia, entidad que fundó cuando tenía 18 años. Tiene TDAH y un hermano y padre con dislexia.

¿Se ha avanzado mucho desde el 2002?

Muchísimo. No se hace a la idea. Los que acaban de llegar a este mundo muchas veces piensan que somos un colectivo muy desamparado, pero los que hemos nacido con algún tipo de dificultad en el aprendizaje cuando no existía nada de nada, vemos el gran cambio que ha dado nuestro país en cuanto sobre todo a legislación y el trabajo que se realiza en los centros.

En el año 2006 conseguimos que por primera vez una ley educativa contemplara las dificultades específicas de aprendizaje en su articulado.

Eso hizo posible que las comunidades autónomas que tienen las competencias educativas como bien sabes, pudieran desarrollar decretos y normativa sobre esta materia para de esta manera, que el alumnado con alguna dificultad tenga como mínimo unas adaptaciones no significativas que garanticen la igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de compañeros de su aula.

Sabemos que queda mucho por hacer, pero por lo menos la ley está. Otra cosa muy diferente es que se cumpla, y para eso están las asociaciones de dislexia en nuestro país, para ser vigilantes y garantes de que la legislación se cumple y que realmente nuestro alumnado está en igualdad de condiciones. Uno de los retos más difíciles es conseguir que nuestro alumnado sea beneficiario de las becas del ministerio de educación. Desde la Federación española de dislexia no bajamos la guardia con este tema y mantenemos continuas reuniones y negociaciones con los responsables del gobierno de España, además de la mano de nuestros compañeros de la plataforma DIVERSIAE, en la que están representados otros colectivos similares.

A nivel de legislación se ha dado un paso muy grande durante estos años, pero ¿qué me dices de la normalización?

Es verdad que se ha avanzado mucho, puesto que nos engañaríamos si decimos que las dificultades de aprendizaje se conocen menos ahora que antes. Pero aún queda mucho camino que recorrer en este sentido, puesto que, hay mucho trabajo que realizar en los centros escolares para que tanto el profesorado como los propios compañeros entiendan lo que es sufrir algún tipo de trastorno del aprendizaje. Nuestros niños y niñas son víctimas de bullying en numerosas ocasiones, por falta de comprensión y de normalización. En la actualidad no creo que a ninguna persona se le echa en cara usar unas gafas si es miope, o usar el Braille si tiene una discapacidad visual. 

La mayoría de trastornos del aprendizaje son invisibles y por eso se necesita una mayor formación y normalización sobre este tema, para que no se ponga ningún ningún momento en duda las dificultades que tienen las personas con algún tipo de trastorno, y que logremos entender un poco más a este tipo de personas que realmente sufren y mucho por no ser muchas veces comprendidos y entender nuestras propias dificultades.

Además la normalización no es una cosa solo de los centros escolares, sino de la sociedad en general. A día de hoy yo mismo sufro la incomprensión de amigos o personas cercanas por no entender las actitudes propias de un TDAH. Es frustrante cometer errores sin ser conscientes de ellos en el momento, fruto de tu impulsividad o hiperactividad, cuando no lo haces con ninguna mala intención. A la larga nos damos cuenta de esos errores pero es triste que se nos meta en el mismo saco de todo el mundo, o por ejemplo se nos llame pesados cuando no existe maldad por nuestra parte. En muchas cosas seguimos siendo muy infantiles e inmaduros. Siempre se agradece tener alguien cerca que entiende tus reacciones o errores y te enseña a cómo mejorar día a día.

¿Cómo viviste tu escolaridad?

Yo tengo que decir que fui un niño muy feliz gracias sobre todo a mi familia y mis abuelos que cuidaron en todo momento de mí. En mi caso el diagnóstico llegó muy tarde, a los 16 años. Siempre defendemos en las asociaciones que lo ideal sería empezar a trabar a los 6, 7 o como mucho 8 años.

Es verdad que en el colegio sufrí bastante la incomprensión de muchos profesores y también de compañeros. He sido víctima de bullying y lo he vivido en propias carnes, pero eso nunca es un problema, si se tienen buenos amigos y la familia cerca. 

En mi caso además creo que es justo decir que tuve una madre coraje que peleó muchísimo, tanto por mi hermano como por mí, y todo aquello que a día de hoy se tiene en los colegios nosotros no lo tuvimos, por eso valoro más que nadie las diferencias de lo que teníamos a lo que existe ahora.

¿Cómo se habéis vivido este año 2020?

Yo creo que nuestro colectivo tiene un poco el “corazón partido”. Por un lado no se han venido haciendo todas las adaptaciones no significativas que pertocan, pero por otro lado, la pandemia ha hecho que la tecnología se haya impuesto.

Nosotros venimos reclamando el uso de las nuevas tecnologías para nuestro alumnado de manera continua. Y se ha demostrado que es buena y que ha conseguido en muchos casos, que pudieran incluso mejorar las notas que tenían en cursos anteriores.

De hecho hemos presentado un lector gratuito para los ordenadores Windows llamado LectO.

Desde las organizaciones que formamos parte de la Federación española de dislexia, hemos venido haciendo un trabajo ingente, por atender a todas las familias que tenían algún tipo de problema durante estos meses, y sobre todo también, con el gobierno para que tuvieran en cuenta desde el primer momento que convocamos la Comisión Nacional de Dislexia, que las adaptaciones se tenían que seguir realizando a pesar de las circunstancias.

Hemos realizado prácticamente todos los domingos durante el estado de alarma, encuentros de familias con alumnado con dislexia, desde todas las partes ya no solo de España sino de Iberoamérica. Eso ha permitido que se pudieran conocer y ver las diferencias entre países en cuanto a cómo iba funcionando en los colegios todo este tema.

Ha sido un año muy intenso, muy duro pero orgullosos del trabajo realizado por parte de todo el colectivo.

¿Qué proyectos realizaréis en 2021?

Este año pienso que es de “transición”. Ahora toca que todo el mundo se vacune para poder volver a la normalidad que teníamos en el 2018.

Aún así, tenemos tres proyectos que vamos a desarrollar y priorizar durante todo este año:

En connivencia con lo que he venido diciendo en la entrevista, durante todo el 2021 vamos a realizar cursos de normalización en todas las aulas de primero de secundaria de toda España e Iberoamérica. La idea de este proyecto, es iniciar una base de datos de centros y espacios que son amigables con nuestras dificultades. Le hemos llamado “DisFriendly”

Vamos a realizar un estudio en el primer ciclo de primaria para conocer de primera mano cómo está la lectoescritura en nuestro alumnado después de haber sufrido la pandemia y el estado de alarma. Además los colegios que participen en este estudio, tendrán herramientas gratuitas para poder contribuir a la mejora de dicha lectoescritura durante todo el 2021.

Y el tercer proyecto que vamos a potenciar es la Línea Nacional de Apoyo sobre Dislexia (INFODIS), que estrenamos este año y que tan buen trabajo ha venido realizando justamente sin saber que habría una pandemia y un estado de alarma. Eso hizo posible que todos nuestros voluntarios atendieran a todas nuestras familias y profesionales que se han dirigido a nosotros durante este tiempo para poder ayudar a nuestro alumnado y colectivo. Quiero agradecer a CaixaBank su ayuda, puesto que sin ellos este proyecto no sería una realidad.

¿Qué deseos le pedirías a los Reyes para este año?

Pues como dices deseos en plural, me gustaría que nos trajeran a nuestras casas y escuelas, mayor comprensión, normalización, adaptaciones desde el primer día y unas becas que siempre estamos pidiendo al gobierno de manera continua. Son pequeñas cosas que apenas cuestan dinero, pero que harían posible una educación inclusiva y en igualdad de condiciones para todo nuestro colectivo.

Comunitat Valenciana: ¿Dónde están los que faltan?

La dislexia es una Dificultad Específica de Aprendizaje (DEA), caracterizada por la presencia de dificultades para leer con fluidez (velocidad y precisión) y que también afecta a las habilidades de escritura. “Estas dificultades se presentan de manera inesperada ya que otras habilidades cognitivas se desarrollan con normalidad y la instrucción lectora es adecuada” (Lyon, Shaywitz y Shaywitz, 2003).

“La atención a las necesidades específicas de apoyo educavo (LOE, 2006) incluye al alumnado que presenta dificultades de aprendizaje de la lectura (DAL o dislexia). Paradójicamente, este tipo de dificultad que, según los datos estadísticos de otros países de nuestro entorno más avanzados en su diagnóstico, afecta a una proporción de entre el 5 y el 10% del alumnado (Flynn y Rahbar, 1994) parece ser el más olvidado en nuestro sistema escolar” (Carrillo et al., 2011).

Según fuentes consultadas, el número de alumnos que se presentaron a las pruebas de acceso a la universidad en el curso 2018-19 fue de 21.171 en toda la Comunitat Valenciana.

En cuanto al alumnado con dislexia, tomaremos como premisas de partida las siguientes evidencias:

  • La prevalencia de la dislexia para las lenguas transparentes como el español puede tomar valores entre el 3,2 y el 8% (González et al., 2013; Carrillo et al., 2011).
  • La más que demostrada evidencia científica sobre la no correlación entre capacidad intelectual (medida por ejemplo como Cociente Intelectual o CI), y la Dificultad Específica de Aprendizaje (DEA) de la lectura y la escritura, a la que nos referimos como Dislexia habitualmente. El alumnado con dislexia tiene una inteligencia normal o superior.
  • Todas las personas con dislexia tienen dificultades con la ortografía (Artigas-Pallarés, 2002).
  • Los adolescentes con dislexia presentan déficits en conciencia fonológica, lo que afecta a su eficacia lectora y escritora (González et al., 2013).
  • Pueden presentar dificultades en tareas de memoria operativa o memoria de trabajo (Furnes y Samuelson, 2011).

Por las premisas anteriores, no es necesario ser estadístico para entender que deberíamos encontrar dichos porcentajes entre el colectivo de los alumnos y alumnas que finalmente se presentan a las pruebas acceso. Aplicando los porcentajes deberíamos encontrar un total de entre 677 y 1694 alumnos y alumnas que se presentan a la PAU y que tienen dislexia, al menos desde un punto de vista estadístico. Si tomamos un valor medio, por simplicidad, resulta en una cifra aproximada de 1058 alumnos y alumnas.

La pregunta es, ¿cuántos alumnos y alumnas con dislexia han solicitado las adaptaciones para las pruebas PAU en promedio en los tres últimos años en la Comunitat Valenciana?  Según el último informe presentado por las universidades públicas valencianas este número es de aproximadamente 52 solicitantes al año. Más específicamente, 209 solicitudes entre 2016-2019 en las 4 universidades públicas.

La fortísima discrepancia entre la estadísticamente esperada horquilla de 677-1694 hasta la exigua cantidad de 52 solicitudes anuales de media, debe ser objeto de una profunda reflexión en el contexto de una educación que pretende tender hacia la calidad, la inclusión y la equidad para todo el alumnado.

Otra forma de verlo: ¿Dónde están los que faltan? ¿qué ha sido de ellos?

Pese a estos datos, nos encontramos con un informe motivado por el servicio de Apoyo a la Discapacidad y NEAE 2019 de las universidades públicas valencianas donde se manifiesta la preocupación por el “gran incremento de solicitud de adaptaciones”.

En un sistema educativo rígido, donde la gran mayoría de los aprendizajes se realizan mediante la lectura y la escritura, el alumnado con dislexia que supera la etapa de Bachillerato y accede a las PAU, ha hecho un esfuerzo titánico. Son luchadores y luchadoras, supervivientes de un modelo de enseñanza que no se lo pone nada fácil o, en el peor de los casos, les aboca al fracaso y al abandono escolar prematuro.

Es fundamental “dar a conocer el hecho de que los problemas de los disléxicos con la lengua escrita no son de origen intelectual, afectivo o motivacional, y que es indispensable tratarlos adecuadamente lo antes posible para evitar que tales problemas se transformen en retraso escolar, frustración y pérdida de confianza en sí mismo. La dislexia no tratada adecuadamente está en la base de un círculo vicioso que hace que un problema que inicialmente podría estar limitado a la adquisición de la lengua escrita se transforme progresivamente en un problema que invade la vida entera del disléxico” (Alegría, 2010, p. 5).

En este paisaje se hace evidente el apoyo del profesorado, de los equipos de orientación, de los profesionales de apoyo y de las familias. De las adaptaciones metodológicas, como, por ejemplo, pruebas de evaluación accesibles, tiempo extra o la no penalización de errores ortográficos, entre otras.

Irónicamente, las universidades no reconocen estos derechos fundamentales a esos 52 alumnos. ¿Puede alguien explicar esta anomalía?

El Real Decreto 310/2016, de 29 de julio, por el que se regulan las evaluaciones finales de Educacioìn Secundaria Obligatoria y de Bachillerato, en su artículo 8.2, Desarrollo y aplicación, señala “Con el fin de asegurar la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la accesibilidad universal de las personas, en cada convocatoria las Administraciones educativas adoptarán las medidas oportunas para adaptar las condiciones de realización de las pruebas a las necesidades del alumnado que presente necesidades específicas de apoyo educativo”.

Y en el Artículo 9. Calificación de las pruebas, punto 2, añade:

“En todo caso, en el supuesto de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo deberá asegurarse el conocimiento de las adaptaciones de acceso y organizativas que ha precisado el alumno, manteniendo su anonimato, por parte de los miembros de los tribunales u órganos de calificación designados.”

Por otra parte, nuestro DECRETO 104/2018, de 27 de julio, del Consell, por el que se desarrollan los principios de equidad y de inclusión en el sistema educativo valenciano, en su CAPÍTULO V, Inclusión del alumnado en las enseñanzas postobligatorias y de transición a la vida adulta, Artículo 26. Alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo en el Bachillerato en el punto 1, afirma que:

“Los centros educativos que imparten enseñanzas de Bachillerato realizarán las adaptaciones pertinentes y facilitarán las medidas y los apoyos necesarios para que el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo pueda cursar dichos estudios”.

Además, la Guía de adaptaciones en la universidad de la red Red de Servicios de Apoyo a Personas con Discapacidad en la Universidad (SAPDU), en su página 39 contempla estas adaptaciones para el alumnado con dislexia en las evaluaciones en la universidad.

La pregunta entonces sería. ¿Por qué si se contemplan todas estas adaptaciones en la etapa de bachillerato y en los estudios universitarios, se les niegan en las pruebas intermedias para acceder a estudios superiores?

Sabiendo que este alumnado precisa adaptaciones de acceso para estar en igualdad de condiciones que el resto de compañeros y compañeras sin esta dificultad, ¿Por qué hay tan pocas solicitudes por parte de los departamentos de orientación?

Como conclusión, el colectivo de personas con dislexia que solicitan adaptaciones de acceso en la PAU supone un factor 1/20 (un 5%) de lo esperado estadísticamente sobre la prevalencia media. Es decir, dicho de otra manera, es un fracaso del sistema educativo en términos de inclusión educativa.

Pongámonos a trabajar para que esta ratio aumente en el futuro y no perdamos tanto talento por el camino.

Y, a corto plazo, resolvamos la situación de este exiguo número de personas que han llegado a las pruebas PAU y no les neguemos las adaptaciones a las que tienen derecho y se merecen, en los criterios de evaluación.

Disfam Comunitat Valenciana

Junio de 2020

Descargar en PDF

Referencias:

  • Alegría, J. (2010, febrero). Informe sobre las “buenas prácticas” relativas a la dislexia en los países de lengua española. Foro Mundial de la Dislexia, UNESCO. París.
  • Artigas-Pallarés, J. (2002). Problemas asociados a la dislexia. Revista de Neurología34(1), 7-13.
  • Carrillo Gallego, M. S., Alegría Iscoa, J., Miranda López, P., & Sánchez Pérez, N. (2011). Evaluación de la dislexia en la escuela primaria: Prevalencia en español. Escritos de Psicología (Internet)4(2), 35-44.
  • Citoler, S. A. D., & Serrano, F. (2011). Procesos fonológicos explícitos e implícitos, lectura y dislexia. Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias11(1), 79-94.
  • Furnes, B. y Samuelson, S. (2011). Phonological awareness and rapid automatized naming predicting early development in Reading and spelling: Results from a cross-linguistic longitudinal study. Learning and Individual Differences, 21, 85-95.
  • González Martín, D., Jiménez González, J. E., Rodríguez, C., & Díaz Megolla, A. (2013). Dislexia en adolescentes españoles. Revista de Psicología y Educación, 8(2), p. 31-49.
  • Lyon, G. R., Shaywitz, S. E., & Shaywitz, B. A. (2003). A definition of dyslexia. Annals of dyslexia53(1), 1-14.

Presentada la primera línea nacional de apoyo sobre dislexia

La portavoz de la Federación Española de Dislexia (FEDIS) y de la Asociación Dislexia y Familia (DISFAM) Araceli Salas, ha presentado junto a la Directora Territorial de Caixabank Mari Cruz Rivera, la primera y única línea nacional de apoyo sobre dislexia, que dará cobertura a todas las familias, profesionales y afectados de España, que necesiten cualquier tipo de información o ayuda sobre las dificultades específicas de aprendizaje (DEA).

Infodis se nutrirá del conocimiento de más de 100 miembros, que colaboran de forma altruista tanto en la Federación Española de Dislexia , como en la Asociación Dislexia y Familia, para permitir que la información que se brinde a través de la línea nacional, sea contrastada y de máxima fiabilidad, con el fin de neutralizar las «fakes news» y la continua desinformación que reciben las familias y afectados, que retrasan de manera considerable, la detección e intervención precoz de la dislexia, para no acarrear problemas mucho más graves, a consecuencia de no detectar a tiempo este trastorno de aprendizaje, que afecta a un 10% de la población mundial, y genera cuatro de cada seis fracasos escolares.

Infodis estará disponible a través de la línea telefónica y de whatsapp 691 018 018 las mañanas de lunes a jueves de 08.30h a 13.30h y las tardes de los jueves de 16h a 18h.

Los usuarios también podrán estar informados y realizar sus consultas, a través del correo info@dis.es, de la página web www.dis.es, y los principales canales de redes sociales verificados, tanto de la FEDIS como DISFAM.

Araceli Salas portavoz de la Federación Española de Dislexia, ha recalcado que; «es muy importante confirmar que las informaciones sobre dislexia y otras dificultades de aprendizaje, provienen de fuentes fiables, y de redes sociales verificadas». También agradeció al CIPFP Mislata por el apoyo en el diseño del portal www.dis.es

Realizadas las alegaciones a la Ley Educativa de las Islas Baleares

Desde Disfam se han realizado las aportaciones que se consideran más importantes, para garantizar la igualdad de derechos del alumnado con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje, al Proyecto de Ley de Educación de las Islas Baleares.

Podéis encontrar en color rojo todas las aportaciones al documento: