“Las escuelas no están preparadas para atender a los niños disléxicos”

Iñaki Muñoz, Presidente de la Federación Española de Dislexia

Por MARTA VÁZQUEZ-REINA 4 de junio de 2008

La dislexia sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de los educadores, a pesar de que afecta a entre un 10% y un 15% de la población infantil y adulta. Para acercarnos a la problemática que representa este trastorno de aprendizaje en el entorno escolar, hemos hablado con Iñaki Muñoz, presidente, desde su constitución en 2006, de la Federación Española de Dislexia (FEDIS), que aglutina a la mayoría de asociaciones de dislexia de las distintas comunidades autónomas. Esta organización cuenta entre sus objetivos principales concienciar y sensibilizar a las administraciones competentes sobre la dislexia, por ello potencia el desarrollo, diseño, evaluación y seguimiento de los programas formativos del personal docente, para lograr la detección precoz y la adecuación metodológica a los alumnos con necesidades educativas específicas.

¿Se puede hablar de una dislexia sumergida en España?

El problema de la dislexia en España es que es un trastorno muy nuevo y poco conocido, por eso mismo cuesta más detectarlo. Nosotros la llamamos “la gran desconocida”.

¿Qué consideración tienen los niños disléxicos dentro del sistema educativo?

Desde 2006 les ampara la Ley Orgánica de Educación (LOE) en sus artículos 71 y 72, que recogen que las administraciones educativas deben asegurar los recursos necesarios para que los alumnos que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria puedan alcanzar el máximo desarrollo posible, así como que tienen que establecer los procedimientos precisos para identificar pronto estas necesidades y disponer del profesorado, recursos y medios necesarios para atender a estos alumnos. Pero el problema radica en que en las comunidades autónomas, que son a las que les corresponden las competencias educativas, la LOE está aún por desarrollarse y, por tanto, muchos de estos niños y niñas no están atendidos.

Fracaso escolar y dislexia, ¿son términos irremediablemente unidos?

Es imprescindible que el niño disléxico reciba un tratamiento específico
No necesariamente. Si se aplican las pautas y estrategias que desde la Federación se recomiendan, tanto para trabajar en el colegio como en casa, el éxito escolar es posible. Es imprescindible que el niño disléxico reciba un tratamiento específico y para que no exista fracaso escolar es crucial que su problema se atienda también en el aula, de modo que se optimice el rendimiento del alumno a la vez que se intenten evitar problemas de frustración y perdida de autoestima, muy frecuentes entre los niños disléxicos.

¿Tienen los centros escolares recursos suficientes para afrontar el reto de enseñar de forma diferente a los niños disléxicos?

Las escuelas hoy en día no están preparadas, ya que como he dicho antes no se ha empezado a desarrollar la Ley Orgánica de Educación en las distintas comunidades. Pero tampoco podemos culpar de esta falta de preparación a los maestros, porque en su momento ellos no recibieron la formación necesaria para atender este trastorno de aprendizaje.

¿Qué métodos deberían aplicar en las escuelas para facilitar el aprendizaje a estos alumnos?

El profesor debe dar a entender al resto de los alumnos el trastorno que padece su compañero
Lo primero que debe hacer un profesor es comunicar al resto de los alumnos el trastorno que padece su compañero, para que no identifiquen las adaptaciones que se hagan al niño disléxico como un privilegio, sino como una necesidad educativa. Por otra parte, en el aula se deben tomar medidas como evitar corregirle siempre todos sus errores, realizar los exámenes de forma oral o facilitarle más tiempo en las pruebas escritas, proporcionarle libros de lectura adecuados a su nivel lector, reforzar sus aspectos positivos y, por supuesto, ser muy pacientes.

¿A qué edad se puede detectar en la escuela las primeras señales de dislexia?

En la primera etapa educativa ya se pueden detectar síntomas que alertan sobre la necesidad de tomar medidas preventivas, aunque posiblemente sea pronto para establecer un diagnóstico de dislexia, esto se puede hacer a partir de los nueve años.

¿Cuáles son las principales evidencias?

En edad preescolar se pueden detectar síntomas como retraso en el lenguaje, confusión en la pronunciación de palabras, alternancia de días “buenos” y “malos” en el trabajo escolar sin razón aparente, mayor habilidad manual que lingüística o dificultades con las secuencias. Más adelante, a partir de los seis años, se pueden evidenciar aspectos como dificultad para aprender el alfabeto y las tablas de multiplicar, falta de atención y concentración, dificultad para distinguir la izquierda y la derecha, desorganización o continuos errores en la lectura.

¿Con qué otros problemas se suele confundir la dislexia en la escuela?

A menudo se ponen falsas etiquetas como las de vagos o tontos
A menudo se ponen falsas etiquetas como las de vagos o tontos, y no se trata de que ahora todos los niños tachados de vagos sean disléxicos, sino de poner a cada uno la etiqueta que realmente le corresponde.

¿Se sienten discriminados de algún modo los niños disléxicos en el aula?

Al no estar diagnosticadas y pasar por tontas y vagas, las personas con dislexia acarrean problemas secundarios, la mayoría de ellos emocionales. Por ello son víctimas frecuentes de acoso escolar dentro y fuera del aula.

En algunas comunidades como Baleares y País Vasco se han adoptado medidas como la adaptación de los exámenes de Selectividad a niños disléxicos. ¿Están avanzando otras autonomías en este sentido?

Todos estos pasos ayudan a crear precedentes para que las demás comunidades autónomas se aúnen y sigamos avanzando juntos. En estos momentos, por ejemplo, la comunidad de Murcia está tomando buena nota de estos avances.

Adiós a los prejuicios: la dislexia no es un problema de inteligencia

El equipo de psicopedagogas del Hospital de Clínicas aporta una nueva mirada a esta afección que padece entre el 3% y el 5% de la población mundial y que vuelve a estar en la mira de los especialistas. De qué se trata esta disfunción neurobiológica que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida

Durante mucho tiempo, hablar de dislexia era hablar de un síntoma indicador de una problemática emocional, que afectaba el progreso de algunos chicos en edad escolar. Sin el avance tecnológico que permitía dar cuenta de las reacciones a nivel del cerebro ante ciertas estimulaciones, este tipo de disfunciones caía en una generalización, falta del diagnóstico específico y la intervención profesional adecuada. Hoy en día, la tendencia es catalogarla como una disfunción neurobiológica que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida.

La dislexia es una disfunción neurobiológica que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida (iStock)

La dislexia es una disfunción neurobiológica que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida (iStock)

Gustavo Abichacra, médico pediatra y presidente del Comité Científico de la Asociación Dislexia y Familia (DISFAM) explicó a Infobae: “La dislexia es un trastorno del lenguaje, de la comunicación de origen neurobiológico, hereditario, relacionado con una anomalía en la migración neuronal. Consiste en la aparición en forma inesperada de una imposibilidad de una lectura fluida, exacta y automatizada. Es una dificultad para decodificar un código auditivo en código visual. El pensamiento del disléxico es como una película continua que se interrumpe cada vez que aparece una palabra abstracta, y el 50% de nuestro vocabulario está compuesto de esa forma”.

Los avances tecnológicos y los nuevos estudios dan por tierra el concepto de poca inteligencia
Los avances tecnológicos y los nuevos estudios dan por tierra el concepto de poca inteligencia

Antes de conocerse el origen de la dislexia, a estos niños se los consideraba “inmaduros” en el aprendizaje y generalmente iban a un tratamiento psicológico para aceptar sus limitaciones.

 La dislexia está considerada una disfunción neurobiológica que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida.

El Hospital de Clínicas cuenta con un equipo de psicopedagogas, integrado por las licenciadas Rosamarina Álvarez, Marina Croseri, Patricia Pasqua y Karina Estigarribia, que reciben las consultas e intervienen en cada caso. Para ellas, la dislexia no es un problema de inteligencia, sino una afección que tiene que ver con el aprendizaje.

“Para el chico con dislexia, todo se hace un poco cuesta arriba. Porque la lectura y la escritura son cosas con las que se va a enfrentar toda la vida”, explicó a Infobae la licenciada Rosamarina Alvarez. Su colega, Marina Croceri, completó: “Estamos ante una persona que cuando se encuentra con un escrito, no encuentra ninguna representación. Es como intentar leer un idioma totalmente desconocido que para él no tiene lógica, no lo puede descifrar”.

La clave está en el diagnóstico adecuado en el momento preciso: “Se necesita que el chico tenga algunos conocimientos sistemáticos sobre lenguaje, lectura y escritura para estar seguros que es dislexia. Tiene que avanzar en la escolarización, por lo menos hasta segundo o tercer grado. Sin embargo, hay que prestar atención a los progresos desde el jardín, porque se manifiesta desde muy temprano”, explicó Patricia Pasqua.

Los especialistas afirman que la clave está en el diagnóstico adecuado en el momento preciso (iStock)

Los especialistas afirman que la clave está en el diagnóstico adecuado en el momento preciso (iStock)

Álvarez explicó que esto es algo que va a acompañar al niño casi toda la vida, pero que puede aprender a compensar muy bien. Y Croceri opinó que lo principal es la familia. “No solo el acompañamiento que brinda, sino cómo impacta el diagnóstico. Hay que aprender a manejar la presión que los padres ponen en el chico cuando pasa el tiempo y no aprende a leer y escribir. También lo dispuestos que están a pedir ayuda, muchas veces se escudan en otras capacidades y le restan importancia”, puntualizo Croceri.

Autoestima y capacidades

El tratamiento que llevan adelante la psicopedagogas está orientado a dos objetivos. En primer lugar, reforzar el autoestima del paciente y potenciar las otras capacidades que pueda desarrollar, fortaleciendo aspectos positivos. En segundo término, comienza un abordaje re-educativo, con estimulación y trabajo sobre las funciones que presentan dificultad. “El potencial puede no estar puesto en la lectura o la escritura, pero si en otras habilidades innatas, hay chicos disléxicos que son muy hábiles para las matemáticas, por ejemplo”, afirmó Álvarez.

Y por último, se trabaja en conjunto con la escuela. “Depende en que etapa escolar esté será el tipo de ayuda. A partir de 4º o 5º grado será tal vez una maestra integradora. También la cursada debería respetar las necesidades del alumno, quizás se tenga que tomar más lecciones orales y no tanto pruebas escritas, por ejemplo”, sostuvo Pasqua y especificó: “Si empezamos a observar la dislexia en un alumno de preescolar o de sala de 4, el trabajo de las psicopedagogas será estimular todo lo que es la conciencia fonológica, a través de juegos, rimas, versos, cantos. Una cosa mucho más lúdica donde se puede abordar esta problemática en esta etapa temprana”.

La escuela debe acompañar al alumno que padece dislexia

La escuela debe acompañar al alumno que padece dislexia

“La escuela tiene que tomar conciencia de la existencia de la dislexia y otras disfunciones similares. Los chicos diagnosticados tienen que seguir teniendo su matrícula y su espacio en la escuela a la que asisten y la misma se tiene que comprometer en ayudar y brindar las herramientas para poder asistir a sus necesidades”, concluyó Croceri.

En consonancia, en 2016 se aprobó la Ley 27.306 sobre Disfunciones Específicas del Aprendizaje (DEA) que entre otras obliga al sistema de salud a cubrir la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento de las DEA, además de la capacitación docente, la cobertura de necesidades por parte de los establecimientos educativos y la difusión masiva con campañas a la comunidad.

Reunión con la Vicepresidenta de Ibiza

Nos hemos reunido con la Vicepresidenta del Gobierno de Ibiza Sra. Marta Díaz, con la que se ha acordado colaborar en estos próximos 4 años, en la realización de Jornadas de Formación y Sensibilización de Dificultades Específicas de Aprendizaje. Queremos agradecer el tiempo que nos ha dedicado y el interés que ha mostrado en ayudar a nuestro colectivo!

Se presenta Disfam Zamora

Ya está en funcionamiento la nueva Asociación “Disfam Zamora” que se presentó ante los medios de comunicación de la província, en la sede de Caja Rural de Zamora.

Podéis contactar a través del correo zamora@disfam.org el facebook www.facebook.com/disfamzamora o el apartado de la web www.disfam.org/zamora

Ayúdanos a detectarlo a tiempo

Si crees que tu hijo o alumno puede tener Dislexia, Tdah, o cualquier tipo de Dificultad Específica de Aprendizaje, ayúdanos a prevenir el Fracaso Escolar, detectándolo a tiempo. Sólo tienes que informarte en el teléfono 971 10 11 00 o enviar un correo a contacto@disfam.org ¡Muchas gracias por ayudarnos compartiendo esta información!

El Parlament acoge una Sesión Extraordinaria con motivo del VII Congreso

El Parlament acogió el día 21 de noviembre en la sala de plenos una sesión con motivo del VII Congreso nacional sobre Dislexia y Dificultades del Aprendizaje, organizado por la asociación DISFAM. El acto contó con la intervención de Jesús Gonzalo, presidente de la Federación Española de Dislexia; Gustavo Abichacra, presidente del comité científico; Iñaki Muñoz, presidente de DISFAM, y los alumnos Hugo Gallent, Laura Fuster, Ricardo Rodríguez y los hermanos Alexio y Dario.

Las fotografías las podéis encontrar aquí: http://xip.parlamentib.es/album/1260

Éxito del VII Congreso Nacional e Iberoamericano de Dislexia y otras DEA

El VII Congreso Nacional e Iberoamericano de Dislexia y otras DEA que se celebró en Palma los días 21, 22 y 23 de noviembre del 2014, tuvo un rotundo éxito de participación, con más de 350 personas inscritas presencialmente y unas 200 personas que siguieron el evento a través de videoconferencia.

Arranca la Campaña #CONLADISLEXIA

Con motivo de que mañana día 8 de noviembre se celebra el “Día de la Dislexia, ayer en la reunión de equipo, decidimos que  desde hoy, se inicia la campaña #CONLADISLEXIA que se trata de subir una foto con nuestro nombre escrito en formato gracioso y disléxico, con el hastag #CONLADISLEXIA y una pequeña frase que anime a colaborar con una donación. El link de la web de las donaciones es https://www.disfam.org/donacion​ y se debe retar a unos 3 amigos a que hagan lo mismo…

Gracias y a por todas!

 

Gran éxito del I Congreso Argentino e Iberoamericano de Dislexia en Buenos Aire

Para nuestra Asociación ha sido una gran experiencia, haber podido compartir un fin de semana tan intenso, con DISFAM ARGENTINA. Hemos podido disfrutar de diferentes ponentes y magnificas exposiciones, que han contribuido en acercarnos al mundo de las dificultades de aprendizaje y en ponernos en la piel de muchísimos niños, niñas, adolescentes y adultos con dislexia.

 

En este I Congreso también nos hemos contagiado del entusiasmo de todas las familias y profesionales, que de la mano han asistido casi 700 personas, con ganas de aprender y buscar soluciones para el día a día en el aula y en casa.

 

Creemos que después de este evento, la dislexia dejara de ser un “trastorno invisible” y que entre todos y todas conseguiremos que este alumnado pueda estar en igualdad de condiciones y que se tenga en cuenta su forma distinta de aprendizaje y evitar de esta forma las secuelas emocionales que se dan, cuando no se les entiende.

Ir a la barra de herramientas