• Lectura y placer, van de la mano

    Por Araceli Salas, Fundadora de DISFAM.

    El poder acceder a la lectura, abre al niño a una etapa de descubrimientos, que hasta ese momento estaban escondidos y fuera de su alcance. Poco a poco cuando la lectura ya está totalmente integrada y existe una buena comprensión de lo que el niño lee, el cuento, el libro, el cómic…se convierte en un elemento de evasión que nos permite remontarnos hacia mundos de ensueño y fantasía, nos abre las puertas del conocimiento, nos hace entender el mundo que nos rodea…

    si nuestros niños y adolescentes, tienen acceso a un abanico de posibilidades de cuentos, novelas, obras teatrales, cómics… adaptadas a sus edades y a sus intereses reales, va a ser mucho más ameno fomentar hábitos de lectura, siempre desde el placer y esta actitud abierta, permitirá empezar a desarrollar en ellos capacidades críticas y analíticas, desde edades tempranas.

    Fomentar y potenciar el hábito de la lectura, es una responsabilidad que debemos compartir entre la familia y el colegio, desempeñando ambos un papel decisivo en cómo se acercará el niño a este maravilloso proceso de poder descifrar y leer unos dibujos(letras), saber cómo suenan, juntar sonidos, crear silabas, palabras, frases y así llegar a todo un abanico de estupendas experiencias.

    ¿Podemos motivar y llamar la atención de nuestros niños y adolescentes, desde algo llamado lecturas obligatorias? ¿Somos conscientes de que cada niño es distinto y que no todos los métodos de lectura pueden ser beneficiosos para todos y todas?? ¿Cómo puede un niño en plena fase de desarrollo y con curiosidad odiar la lectura?? ¿Basta con que un niño vea sus padres leer? ¿Será menos inteligente un niño que presente dificultades en la lectura?

    Es realmente necesario poder reflexionar y buscar respuestas si queremos que nuestros hijos y alumnos, tengan un clima facilitador, se sientan acompañados durante este proceso, comprendidos en sus gustos y accedan a través del placer a la lectura.

    Una de las funciones principales y porque no decirlo, uno de los retos de los centros educativos, es promover la lectura en los/as estudiantes, como parte de las herramientas necesarias para su pleno desarrollo.

    Po ello es sumamente importante y vital la forma en que un niño accede a este momento. Las sensaciones, emociones y recuerdos que podamos generar y activar en el niño, durante este proceso, le acompañarán para siempre, ya sea en su adolescencia o en su vida adulta.

    Algunas recomendaciones para motivar y facilitar este proceso en casa:

    • Jamás obligar a un niño a leer
    • Ofrecer al niño o adolescente una lectura que esté adaptada a su nivel lector, nunca por encima, ya que podemos generar frustración.
    • Seamos nosotros los adultos, los lectores diarios, antes de dormir, ahora en vacaciones buscando momentos de relax, en la playa, etc…acerquémosles a mundos llenos de fantasía y magia. Si a nuestro hijo, no le apetece leer, respetemos su voluntad. Si quiere participar, hagamos que el niño lea las primeras líneas, ya que, de esta forma, él podrá después relajarse y disfrutar de la lectura que hagamos. Si por el contrario empezamos nosotros la lectura, él estará más pendiente de cuando le toca leer, que de disfrutar de la misma.
    • Buscar fórmulas diferentes, teniendo en cuenta acciones diarias, que podamos convertirlas en momentos especiales y de juego. Por ejemplo, una estupenda herramienta a nuestro alcance. es el creativo mundo de la cocina, dónde el niño puede crear una receta, escribirla, cocinarla, compartirla, crear un recetario o un álbum de fotos.
    • Imaginar un cuento, crear personajes y después darle forma…oral, escrita, teatralizándolo, etc…
    • Acompañar el momento de la lectura de algún elemento, para que la lectura sea más emocionante (lectura multisensorial)…si el niño va a leer un cuento sobre piratas, buscar elementos cómo una espada, un parche, un pañuelo etc…y que él pueda disfrazarse según los personajes.
    • Permitir que el niño pueda dibujar, escribir o subrayar mientras lee…que el cuento o libro tome vida.
    • Poder llevar a cabo una lectura de una frase, un xiste y después escenificarla.
    • Tener en cuenta los derechos del lector, elaborados por Daniel Pennac(escritor francés)
    • Derecho a no leer, 2. Derecho a saltarse páginas, 3. Derecho a no terminar un libro, 4. Derecho a releer, 5. Derecho a leer cualquier cosa, 6. Derecho a leer lo que me gusta, 7. Derecho a leer en cualquier parte, 8. Derecho a picotear, 9. Derecho a leer en voz alta y 10. Derecho a leer en silencio.

    En definitiva, ¡utilizar ingredientes como la fantasía, creatividad, imaginación, paciencia, el juego y sobre todo el respeto!!!… respeto por los niños y adolescentes que no les gusta leer, respeto por sus gustos, respetos por sus miedos a leer delante de todos, respeto por leer despacito, respeto por leer en voz muy baja, respeto por leer lento, por no entender lo que leen, respeto incluso por odiar la lectura(seguramente habrá una razón que los adultos no han sabido o no han podido descifrar)…alejar la lectura de la presión, de las calificaciones, de las comparaciones, de frases por parte de los adultos, que generan miedo, frustración, vergüenza… y convertir el reto del amor por la lectura en una historia repleta de momentos especiales y placenteros.

    Recomendaciones desde el placer de leer y desde luego desde el respeto de no leerlos.

    Con el dedo en la nariz (cuento infantil) de Daniela Kulot-Frisch. Editorial Faktoría K de Libros.

    Cuentos por teléfono de Gianni Rodari. Editorial Juventud.