• Verano sin vaciones

    Araceli Salas para el Diario Ara Balears

    Marc tiene 12 años, y el año que viene le tocaría empezar Secundaria.

    Cuando terminó tercero de primaria, su tutora le dijo a sus padres, que Marc necesitaba un refuerzo para las vacaciones, porque andaba muy flojo en las asignaturas, Marc se esforzaba mucho, pero sus calificaciones no estaban en consonancia con el esfuerzo realizado…no lo entendemos, comentaban sus padres, Marc es un niño muy inteligente.

    Así fue como Marc tuvo un verano muy diferente al de sus amigos, se tenía que levantar muy pronto (como todo el año) para poder ir a clases de repaso con una profesora que habían recomendado a la familia. Por la tarde Marc necesitaba unes cuantas horas para dedicarle a los deberes, sí, unes cuantas horas, porque Marc tenía un ritmo más lento y tendía a dispersarse con facilidad, necesitaba el doble de tiempo que sus compañeros para acabar la tarea…así un día y otro día, sin apenas darse cuenta, llegó al mes de agosto.

    La familia de Marc solía irse unos días a veranear a Menorca, ese año Marc se fue a Menorca, pero en su mochila llevaba los deberes de sus clases de refuerzo, más las tareas que tenía que entregar en el cole, el libro de mates, castellano, catalán…

    Faltaban pocos días para empezar el curso y a Marc le dolía la garganta, la cabeza y la barriga…los últimos días de verano se los pasó enfermo.

    En septiembre Marc empezaba a medio gas, Marc no entendía porque se sentía tan cansado, con pocas pilas y sin muchas ganas de empezar de nuevo (¡había tenido vacaciones!!!!!).

    ¿El siguiente curso no fue muy distinto al anterior… Marc seguía esforzándose, haciendo los deberes, estudiando y 3 días a la semana tenía clases de repaso… pero daba la sensación de que nada era suficiente y además ese año llegaron sus primeros suspensos… las recomendaciones fueron dirigidas a que dejara las extraescolares y dedicara más tiempo a los estudios… más tiempo??????, ese año no pudo continuar con una de sus verdaderas pasiones… el voleibol

    En quinto, Marc se empezó a venir abajo, se le notaba muy desmotivado y triste, las semanas se le hacían eternas y el domingo ya empezaba a sentirse mal…en casa empezaron las broncas, los gritos, las malas caras, los chantajes…si este año suspendes alguna, ¡¡¡no vendrás con nosotros a Menorca!!! Le dijeron sus padres cuando quedaban dos meses para terminar el curso. Los deberes se le acumulaban, no podía concentrarse y no entendía porque muchos días, sentía una sensación rara en la zona del pecho…como si le faltara el aire…ese verano Marc lo tiene grabado con fuego en su memoria, tuvo que ver como sus padres y sus dos hermanos partían de vacaciones, mientras él se quedaba en casa de sus abuelos.

    Marc empezaba hace unos meses, lo que en teoría iba a ser su último año en el colegio. Después de las vacaciones de Navidad(por cierto, Marc tuvo el doble de tareas que sus compañeros, ya que como era más lento, en muchas ocasiones no le daba tiempo de finalizar los ejercicios en clase y el tutor pensó que era una buena idea guardarlos para las vacaciones), el tutor convocó a los padres de Marc para una reunión…durante la reunión el tema principal fue, que si Marc no se esforzaba más, no podría aprobar el curso y tendría que repetir

    La familia de Marc se sentía desbordada, no sabían cómo reconducir el tema, sabían que Marc era un chico listo, sacaba excelentes notas en dibujo, deporte y en matemáticas, Marc era un chico curioso, con una gran memoria fotográfica, intuitivo, sensible y con unas grandes destrezas manuales…pero su letra, ¡¡¡¡¡¡¡¡aissss su letra!!!!!!!! Y tampoco se le veía disfrutar con la lectura, a pesar de que en casa todos eran unos empedernidos lectores.

    A finales de curso, a Marc le quedaron 4 asignaturas para septiembre…y el verano se volvió a convertir en una tortura, un verano más sin vacaciones, un verano más sin poder desconectar, un verano más sin poder compartir muchos momentos especiales con amigos y con la familia, más tensión en casa y por si fuera poco, clases en julio y agosto…la relación de Marc con sus padres era muy tensa y Marc siempre tenía que escuchar las mismas frases:

    • Es que te esfuerzas para lo que quieres
    • Si eres listo para unas cosas, también lo puedes ser para otras
    • Si te esforzaras más lo conseguirías
    • Lo que pasa es que eres vago y pasas de todo

    Una tarde de calor sofocante, la madre de Marc estaba leyendo un diario, cuando de pronto le llamó la atención un artículo, el titulo era SOY UN CHICO LISTO, PERO SUSPENDO…mientras la madre leía no podía dejar de sentir miedo, rabia, confusión…parecía que estaban describiendo la historia de Marc, parecía que todo aquello que estaba leyendo era algo cotidiano, algo que le hacía daño, algo muy familiar…y si Marc como el niño del artículo, resultaba que tenía un Trastorno de Aprendizaje????

  • Fiesta de Verano de Disfam